Mi foto
El vaso siempre medio lleno. Caótica e inestable. Una virtud por cada diez defectos.

domingo, 2 de enero de 2011

Así sonaba Seattle

-No eran tan guarros como G.G.Allin pero se sabían defender, cuando menos. La tensión fue en aumento por un retraso con el amplificador de potencia, lo que contribuyó a liberar la tensión cuando sonaron las primeras notas de "School".
En aquel momento la gente empezó a balancearse adelate y atrás con los ojos cerrados y cervezas en la mano que derramaban aquí y allá. Cuando cinco roadies tuvieron que cerrar el paso cogiéndose del brazo detrás de las cajas del amplificador y empujar al público, con la esperanza de que no hicieran daño al grupo.
Pero no lo pudieron evitar. Kurdt, el vocalista y guitarrista estaba lanzando el último grito antes de dar paso a la segunda canción cuando, ¡zas!, alguien del público le metió el micro en la boca de un puñetazo. Le brotó sangre del labio pero enseguida se pusieron a tocar "Floyd the Barber".
Después de limpiar el rostro de Kurdt, Chris, el bajista, le golpeó en el ojo sin querer con el clavijero del bajo. Al principio no era un corte muy profundo hasta que Kurdt se estrelló la cabeza contra la pared que tenía al lado en señal de protesta y se le abrió más. Entonces Kurdt cogió la guitarra y le dio a Chris en toda la boca, haciéndole un tajo enorme en el labio. A estas alturas estaban bañados en sangre. Chris era el que peor estaba y eso que solo tenía una herida. Se les veía sufriendo y cada vez más aturdidos, pero continuaron tocando, eso sí, desafinando lo suyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario